jueves, 2 de abril de 2009

¿Puede la Dama Cantar?

Nacida en 1977, Jane Monheit creció en Oakdale, Long Island. Cuenta que a los dos años ya cantaba “Somewhere over the rainbow”. Su tía y su abuela eran cantantes profesionales. Su hermano, guitarrista de rock, su padre toca el banjo en la música bluegrass y su madre estuvo en el teatro musical. En el colegio, Jane estudió clarinete y teoría de la música. A temprana edad se dió cuenta que lo suyo era el Jazz. Reconoce como su principal influencia a (cuando no) Ella Fitzgerald. Y así, a los 17 años inició su entrenamiento vocal formal en la prestigiosa Escuela de Música de Manhattan, con Peter Eldridge fundador y miembro del grupo vocal “New York Voices”.
A los 20 (1998) ganó el premio alternativo de la competencia vocal que organiza el Instituto Thelonius Monk (el primer premio fue para la legendaria Teri Thornton, quien regresaba a sus 64 años convaleciendo de un cancer), donde la escuchó Carl Griffin, jefe de artistas y repertorio de la compañia multimedia N2K (también impulsador de Diana Krall) y le ofreció conseguirle un contrato al finalizar sus estudios. Esto la llevo a dejar sus actuaciones en cabarets locales y de Zurich, para firmar con el sello “N-Coded Music” haciendo su debut con el compacto “On never never land” (2000) acompañada en 10 baladas angelicales y conservadoras que ilustran su emergente talento musical, por figuras del Jazz como: Kenny Barron, Ron Carter, Lewis Nash, Bucky Pizzarelli, Hank crawford y David “Fathead” Newman.



Al año siguiente vendría “Come dream with me” con varias estándares, tan valorado como el primero, donde su crecimiento seguía siendo evidente. Siguió con “In the sun” (2002); “Taking a chance on love” (2004); “el navideño “Season” (2005) y “Surrender" (2007).

En términos generales, puede decirse que ha habido mucho aspaviento acerca de la cantante, pero es dificil determinar de que se trata. Se dice que en persona, ella es menos núbil (lejos está su primer noviazgo con un “Jazzmen” en el colegio) que lo que sugieren las portadas de sus compactos. Parece más “rubeniana” que sílfides, lo cual no es necesariamente malo, pero un tanto decepcionante, especialmente considerando la atención que ha ganado su “look” en las revistas, que sin embargo consideran que la también joven cantante Claudia Acuña va un paso adelante.

El eterno compañero Tarzán puede estar tranquilo: De que la dama canta, canta. En 2009, lanzó para el sello “Concord Records” "The lovers, the dreamers and me" . Escúchela y dele su parecer al rey de los monos.

4 comentarios:

ESTHER dijo...

Al rey de los monos le diría que a su Jane le falta swing, voz y fuerza. En fin, que siga intentándolo.

Lo malo de crear una imagen de marketing a veces es la decepción del directo. Parece que tiene una Hada madrina que intenta lanzarla.

De todas maneras, me gusta conocer cantantes nuevas, así que, Jane bienvenida seas.

Un fuerte abrazo.

solojazz dijo...

Gracias por la visita Esther. Se lo haremos saber al rey.

Un abrazo de Tarzán

Troglo Jones dijo...

Saludos, Armando:

La he oído alguna vez, y tengo ese "Never never land". Canta bien, pero yo creo que lo defines muy bien cuando dices "conservadora". Sí, se arriesga muy poco. Y eso en un primer disco se perdona, después ya menos. A veces, al oirla, yo tenía la impresión que escuchaba a una de las muchas cantantes blancas de hace 60 ó 70 años. Debería evolucionar un poquillo, porque tiene condiciones.

Saludos.

solojazz dijo...

Hola Troglo:

Si, pienso que tienes razón, como que está muy conforme con una audiencia que gusta de buenas selecciones y los arreglos con cuerdas de Alan Broadbent.Como dice Esther, le falta swing.

Saludos