martes, 1 de noviembre de 2016

Bob Dylan

Después de varias semanas de silencio relacionadas con la aceptación (o no) del Premio Nobel de literatura , Dylan –de acuerdo con noticia publicada en la sección de arte y entretenimiento  del  Washington Post en días pasados- ha respondido a las llamadas telefónicas de la Academia Sueca .  Resultó que,  para alegría de sus seguidores,  Bob aceptó.  Aunque algunos esperan que cante en la ceremonia de investidura “Masters of war” dedicada al inventor de la dinamita, la industria de armas SAAB (patrocinadora del Nobel Prize Group, según dicen) y no sé cuántas cosas más.

  


En fin, que ya la Fundación Nobel  pegó una nota en su sitio web el viernes pasado, declarando que el elusivo cantautor había telefoneado para decir, lacónicamente; “Las noticias acerca del Premio Nobel me dejaron mudo”,  agregando,  “Aprecio mucho el honor”.

miércoles, 30 de marzo de 2016

La voz de Bengala


No se refiere esta entrada a algún competidor del recordado Sinatra.  Nada que ver. Trata de Rabindranath Tagore, quien murió en 1941 a la edad de ochenta años.  Tagore es una figura del tamaño de la torre más alta en la actualidad, que no ha podido ser derribada de la milenaria literatura de Bengala; y hablan los que conocen esta larga y floreciente tradición, del impresionante poder  que todavía mantiene la presencia de Tagore en Bangladesh y en India. Su poesía, como sus novelas, cuentos, obras de teatro y ensayos  son ampliamente leídos. 

En contraste, en el resto del mundo, especialmente en Europa y América, la excitación y entusiasmo creada por “Gitanjali”, una selección de su poesía, por la cual fue premiado Nobel de literatura en 1913 (cuando el swing iniciaba), se ha ido  desvaneciendo; al punto que ya en 1937 (con el swing en su apogeo), Graham Greene (el escritor y diplomático inglés)  fue capaz de decir "As for Rabindranath Tagore, I cannot believe that anyone but Mr. Yeats (el poeta inglés que lo tradujo) can still take his poems very seriously."

Aunque, algunas ocasiones especiales como este famoso concierto de 1971, lo recuerden indirectamente,


 
las canciones que Tagore compuso reverberan aún, alrededor de la parte más al este de India y atraviesan Bangladesh. Por algo, después de su independencia, India escogió una de sus canciones "Jana Gana Mana Adhinayaka" (traducida rudamente como “el líder de la mente de la gente”), como su himno nacional.
 
 

Ya que Bangladesh escogería más tarde otra canción de Tagore "Amar Sonar Bangla" (mi Bengala de oro) como su himno nacional, es el único que alguna vez  haya compuesto el himno nacional de dos países diferentes.