sábado, 11 de abril de 2009

Boogie Woogie


Se sabe que en la zona del delta del Missisippi o en Texas, hacia finales del siglo XIX y principios del XX, en los bares conocidos como barrelhouses los pianistas que por lo general se limitaban a acompañar a los cantantes desarrollaron una manera rápida y puramente instrumental del blues con el objetivo de hacerlo bailable. En medio del bullicio de estos antros sus inventores crearon efectos hipnóticos a través de sus ritmos rápidos, melodías repetitivas en contrapunto con bajos también repetitivos y una armonía que nunca se separaba de la tonalidad original. Le llamaron Boogie woogie. Un estilo musical funcional básico y sencillo. Uno de los testigos de su nacimiento fue el extravagante y refinado pianista Jelly Roll Morton que no apreciaba mucho este estilo popular. Pero así y todo continuó con sus octavas galopantes y durante los años que mediaron entre las dos guerras mundiales, con las migraciones internas provocadas por razones económicas, sociales y culturales tres ciudades del norte de EE.UU : Chicago, Kansas City y St. Louis acogieron la mayor cantidad de pianistas y de músicos en general, conformándose las principales escuelas. De toda la primera generación de pianistas que trabajaron en Chicago, es reconocido Meadow “Lux” Lewis”, procedente de Alabama quien tiene el mérito de haber compuesto hacia comienzos de los años veinte el tema "Honky Tonk Train” donde imita el sonido de una locomotora y que fue considerado como el inicio del Boogie Woogie. El más famoso “Pine´s top boogie woogie” compuesto y grabado por el pianista Pine Smith. Luego el estilo derivó en el baile llamado “Stomping”.




Curiosamente, al iniciar la segunda guerra mundial, escapó de Holanda a Nueva York, el pintor Pieter Cornelius Mondriaan(1872-1944), líder en el desarrollo del arte abstracto moderno, seguidor de Picasso y Cezzane, un adicto al baile que deleitado con la arquitectura de la ciudad y fascinado por el jazz americano, particularmente el Boogie Woogie, lo relacionó con su propia pintura que definía como: “destrucción de la apariencia natural; y construcción a través de la contínua oposición de medios puros, de un ritmo dinámico”. Como síntesis de este tema en su pintura quedó su “Victory Boogie Woogie” (1942-44 inconcluso) donde sus franjas de trastabillantes impulsos cromáticos, senderos rojos, amarillos y azules interrumpidos por grises brillantes sugieren el entramado de la ciudad y el movimiento del tráfico, mientras que la vibración de los colores evoca la sincopación del jazz y el parpadeo de las luces de Broadway.




Me gusta pensar en esta portada del diseñador James Flora para el álbum “This is the Benny Goodman Orchestra” como una influencia del trabajo de Piet.


2 comentarios:

Troglo Jones dijo...

Vaya, no sabía lo de Mondrian y el boogie woogie. Qué cosas. Estilo que dió grandes músicos y que contribuyó a la evolución de la cosa, de esas octavas debe venir el "walking bass".

Salud.

solojazz dijo...

Sin duda Troglo, del boogie derivaron muchos bailes, grandes y pequeñas bandas y buenos músicos.

Salud