viernes, 30 de julio de 2010

Sunset Boulevard


Todavía hoy es sorprendente el original inicio de esta obra maestra (1950): la cuenta un muerto (Joe Gills: William Holden), el protagonista, un escritor de segunda que sobrevive como puede en Hollywood. "El Crepúsculo de los Dioses" es una película que desde los créditos iniciales -aparecen sobreimpresionados sobre una carretera filmada en retroceso- rompe con la norma.



Al concluir los créditos el viaje termina, la música se apaga y se oyen sirenas, una voz en off explica lo que sucede: «Sí, esto es Sunset Boulevard, Los Angeles, California. Son alrededor de las cinco de la madrugada. Es la brigada de homicidios, completada con detectives y periodistas. Han informado de un asesinato en una de esas enormes casas de la manzana 10.000. Podrá leerse en las ediciones de la noche, lo dirán por la radio y se verá en la televisión, porque una vieja estrella está implicada; una gran estrella.»; y a continuación la cámara, que ha seguido a la caravana de coches oficiales, se introduce en la mansión en cuestión y se dirige a la piscina donde un cuerpo inerte flota: es el propio narrador. Es el comienzo más memorable del cine del Director Billy Wilder.



"Sunset Boulevar", como se titula el original en idioma inglés, es un retrato sombrío y fatalista de un mundo aparentemente lleno de glamour y supuestamente fascinante que se acerca al cine negro pero que en realidad no tiene clasificación posible, pues se puede ver, como un melodrama (la música de Franz Waxman tiene gran relevancia en este sentido) e incluso, como un film de terror.

Norma Desmond (Gloria Swanson) es una actriz madura ya retirada, que en la época del cine mudo triunfara de la mano de Cecil B. DeMille. Anclada en esos años pasados llenos de gloria, vive sola con su mayordomo Max (Erich von Stroheim), en realidad su primer marido y el director que la descubrió, ahora pendiente de su bienestar, manteniendo en ella la certeza de qué todavía es una estrella, aunque haya dejado de trabajar hace mucho y ya nadie la recuerde; en ese sentido pudiera ser un film realista, o un sueño, o un cuento, o tal vez una película.



Al final, disculpar que lo cuente porque estoy por recomendarla, Norma Desmond tras disparar a Joe Gills murmulla: «las estrellas no tienen edad»; el cine tampoco.

5 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Hace un tiempo me desprendí de muchas películas de cine negro que grabé de la TV en cintas de vídeo. Llegué a poseer casi 200 lo que habla de la caducidad del coleccionismo ahora que todo se puede ver y oír sin necesidad de almacenar. También grabé en Cd todo lo que ha dirigido Billy Wilder.
Ese comienzo maestro de Suunste Boulevard no deja de ser una adaptación extraordinaria de esos comienzos memorables en las novelas de los grandes del género y se ha vuelto a emplear -la idea del muerto que habla en primera persona- en la excelente American Beauty.
La película juega con la ironía en todo momento y es una mirada desalmada sobre la caducidad de la gloria. Que Gloria Swanson o Erich Von Stroheim tenga la capacidad de ironizar sobre su propia decadencia habla mucho y bien de la genialidad de Billy Wilder.
Al final todo caduca: mis cintas de vídeo material de reciclaje en algún contenedor rebosante y el honor y las luces de una época donde los dioses no nos habían abandonado.

Armando dijo...

Sin llegar a tanto, también tuve la costumbre de grabar de la TV, Doc. Sin duda el método tradicional de almacenar está pasando a la historia. Todavía conservo en DVD el Apartamento, de Billy.

Recuerdo American Beauty que causó sensación a principios de este siglo y usa, en efecto, casi el mismo recurso inicial de Sunset, con el protagonista filmando a la protagonista con una moderna cámara de video y narrando desde la ultratumba simbólica de una existencia sin contenido. Me gusto mucho y recuerdo más, su banda sonora.

Hector Aguilera S. dijo...

Armando, ví esa película hace ya mucho tiempo,y al mirar los videos que has subido pude recordar mejor esas escenas de esta magistral película. William Holden fue un gram actor, fue uno de mis preferidos en mi juventud.
Saludos

Armando dijo...

Un actor de mucho carácter, sin duda, y preferido de muchos de los que vimos sus películas en la juventud, Hector. Me alegra que se activaran tus recuerdos con estas escenas clásicas del film.

Saludos

ESTHER dijo...

Hola Armando!

Gran película, muy buena. Se puede ver una vez al año sin problemas y descubrir nuevos matices. Y Billy Wilder es uno de mis directores favoritos, of course. Qué pasada de director y de persona.

No me importaría ver una vez al año Con Faldas y a lo loco.

Más besos y millones de estrellas.