lunes, 31 de agosto de 2009

¡ Click ¡


Es curioso, pero Vincent Herring ( Kentucky, 1964) logró su primer reconocimiento importante tocando con Nat Adderley (siendo su ídolo y mayor influencia su hermano Cannonball Adderley), no obstante haber acompañado antes a músicos importantes (Lionel Hampton, David Murray, Horace Silver, y Art Blakey) , de 1983, cuando se mudó a Nueva York a 1987 al unirse a Nat, con quien permaneció hasta 1992, dejándolo para formar sus propios grupos y grabar varios discos para “Landmark”.

Siguiendo los pasos de “Cannon” incursionó (1999) en la música brasileña, con un grupo integrado por Duduka Fonseca (batería); Gary Fischer (piano); Romero Lubambo (Guitarra Acústica) y Nilson Matta (bajo).

5 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Esa es una vieja política de mucha gente: si no puedes estar con el maestro al menos quédate cerca de él y más siendo un tipo de la categoría de Nat Adderley.

solojazz dijo...

Vincent sabía lo que buscaba, Doc. y llegó a definir su sónido propio y es ahora, creo una figura nueva representativa del post bop. Sin duda aprendió mucho escuchando sobre las luchas y fracasos del Quinteto de Cannon y Nat a mediados de los 50's, antes que el naciera.

Saludos

Troglo Jones dijo...

Me gusta Herring en esa hermosísima pieza que es "Wave". Cannonball es para mí palabras mayores. Lo cierto es que ando un poco escaso de Herring como líder, aunque sí lo tengo representado en algunos discos como sideman.

Saludos.

ESTHER dijo...

recuerdo que este verano en Madrid estuvo Romero Lubambo aunque no pude ir a verlo. Los dos temas preciosos. El segundo Eu sei que vou te amar, me parece perfecto para una noche casi de luna llena en Madrid.

Un beso.

solojazz dijo...

Una clásica de la música brasileña, "Wave", Troglo, y una gran versión ésta. Ando en las mismas con Herring ya que sólo tengo este disco firmado.

Saludos

Muy bueno Romero, Esther, me encanta, una lástima no poder verlo en directo. Ese tema, Guau, fue lo primero que se me ocurrió viendo la foto de los chicos de la portada.

Beso