domingo, 12 de diciembre de 2010

In a sentimental mood.

Un día de Abril 1935, Duke Ellington y su orquesta introdujo “In a Sentimental mood.” Grabada en el sello Brunswick y presentando a Otto “Toby” Hardwick (alto saxofón), ya en julio la composición trepó a los primeros puestos de la cartelera pop. La melodía gozó una ola de popularidad en los 30's, sobre todo una versión de Benny Goodman y su orquesta en 1936. En la era de la radio, fue el tema de por lo menos nueve shows. A pesar de que el Duke tiene el crédito de la música, Ervin Mills y Manny Kutz de la letra, se dice que Toby debería ser reconocido más alla de su performance introductoria. Esto porque en la biografía de Ellington, James Lincoln Collier comenta que las ideas centrales de casi todas sus canciones, se originaron en la cabeza de alguien más. Entre otras señala “Sophisticated Lady,” y “Prelude to a Kiss” como adaptaciones de melodías de Hardwick. Quien sabe, pero más allá de todo ello, hay pocas dudas sobre la versión definitiva.

9 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Espero que Collier, gran enamorado del Armstrong, no use esa especie subterfugio para rebajar la categoría de Duke. ¿Qué importa una idea si luego no eres capaz de plasmarla en una composición? Las cientos de obras compuestas por Duke le dan un aval definitivo como el más grande compositor de este género musical.
Concretamente, esa combinación Coltrane/Duke es uno de esos milagros musicales que solo se producen de vez en cuando.

kuto dijo...

El gran Duke esta aquí como un pintor impresionista, iluminando la atmósfera con sus notas luminosas. Trane llenando el aire con su sonido inconfundible y lleno de personalidad, aunque sea en plan baladista mas o menos ortodoxo y este controlado por el Sr que esta sentado al piano.... (Que ese tio imponía mucho, leches)..... Al final estos dos genios nos dan un lindo paseo por el monte florido que huele a Jara, tomillo y jazmín....
Un abrazo

Armando dijo...

No lo creo, Doc. Más bien lo hace para reforzar su capacidad de, como dices, captar ideas de la gente que lo rodeaba y plasmarlas en composiciones destinadas a convertirse ne estándares. Esta versión es una joya.

Hermosa interpretación de un artista tu comentario, Kuto.

Abrazos.

Troglo Jones dijo...

Dos mitos, muy distintos pero en el fondo no tanto. Lo bueno siempre combina.

Salud.

Hector Aguilera S. dijo...

Armando, como dice el Dr. Krapp, lo importante es el que se atreve a plasmar y hacer realidad ideas, porque de que sirven ideas que no se realizan, quedan solo en la mente de quien la imaginó. Por algo a Ellington lo hemos reconocido como el Rey del jazz,en su reinado el hizo realidad los temas más notables de la música de jazz.
Saludos.

Armando dijo...

Así es Troglo. Siempre combina.

Salud

Lo que se diga del modo de componer del Duke no importa mucho, Héctor, ahí quedaron más de una docena de siempre presente melodías.

Saludos.

Jazz dijo...

La idea muere si solo queda allí.
El mérito es de quien hace algo con ella, de todas formas la idea en si puede ser insulsa, el trabajo creativo del artista consiste en desarrollarla.
Yo puedo contar una historia sobre un tipo que se vuelve loco leyendo comics y se cree un super héroe, pero no va a ser mas que eso, en cambio Cervantes escribió el Quijote.

Esther dijo...

Me encantan estos dos maravillosos genios, pertenecen a una raza quizá extinguida, no solo como grandes músicos sino también como personas. Este disco, encargo de Impulse!, es una muestra de lo grande que puede ser el jazz. Y Bob Thiele lo supo.

Millones de besos, Armando.

Armando dijo...

Así es, Jazz, esto queda claro.

Saludos.

Con estos dones, la duda que me queda, Esther, es cómo hubiese salido la grabación, si en lugar del trío de John la hubieran hecho con la orquesta del Duke. Buen olfato el de Bob Thiele, sin olvidar a Cuscuna que lo reeditó.

Besos infinitos.