sábado, 11 de diciembre de 2010

¡Cuán alta es Ella!

Con música de Morgan Lewis y letra de Nancy Hamilton, "How High the moon" se estrenó en el musical de broadway "Two for the Show" en 1940, permaneciendo 124 noches en la cartelera del "Booth Theatre". Aunque Lewis la escribió como una balada suave, dada su cmpleja e interesante progresión coral, la canción se convirtió en una favorita del bebop, contendiendo alguna vez por el honor de ser la composición más grabada de todos los tiempos, y la más grabada en 1951 con la versión de Les Paul y su esposa Mary. Fue incluída en varias películas, pero fue Ella Fitzgerald quien virtualmente se la apropió con su peculiar lectura que incluía alteraciones de la letra y solos de scat, mostrando su utilidad como vehículo del bebop.





6 comentarios:

kuto dijo...

...La canción parece la zapatilla de la Cenicienta hecha para Ella....
Saludos

Esther dijo...

Llegan los discos navideños!

Ver estos vídeos antiguos me encanta, qué fuerza tienen. El público era muy distinto al que acude actualmente al jazz. Era gente más sofisticada y arreglada. Ahora la gente que acude al jazz parece que se arregla poco incluso van descuidados incluso algunos no muy limpios. je je je.

Ella Fitzgerald es lo máximo en el jazz, qué bárbara, es el top.

Miles de besos, Armando.

Dr.Krapp dijo...

Pues a mi la verdad es que Ella a veces me abruma con sus excesos de piruetas verbales, casi la prefiero más comedida como en su primera época. Les Paul con su inseparable Mary Ford es un monstruo de la guitarra pero aquí no me acaba de ilusionar.
Son otros tiempos, Esther, entonces ir a un concierto de jazz era como ir a la ópera. Hoy gracias a la revolución cultural de los 60 podemos ir como nos da la gana ya que la etiqueta la tiene que poner la propia música. Lo que me preocupa es la ausencia de menores de 30 años en los conciertos excepto los chicos de conservatorio.

Jazz dijo...

Jajaja, la versión de Ella es muy graciosa. Sabía perfectamente combinar música con show.

Armando dijo...

Así parece que fue, Alejo. ¿Cuánto calzaría ella?
Saludos

Es bueno dejarse llevar un poco por el espíritu navideño, leer relajado esos libros que has traído de Berlín. jeje. Se van perdiendo buenas costumbres, Esther. Estoy de acuerdo contigo, Ella es lo máximo.

Muchos besos

Tienes razón, Doc. a veces hace un despliegue abrumador de sus dotes que a los mismos músicos les cuesta seguirla, pero en este caso como en otros, sobre todo en sesiones jam como que empujaba las melodías a otro rumbo, pero sobre todo a su público le encantaba ese despliegue. Sobre la versión de Paul y Mary, tampoco dejas de tener razón, pero la incluí porque esa vez presentaba su "multi track machine" a Capitol records y luego de ser contratado, utilizando la maquina fue la primera canción que grabaron con dicha disquera.

Así es Jazz, esas gracejadas, además de, eran parte del encanto que el público gustaba.

Troglo Jones dijo...

Cuidado, que no me da tiempo a comentar. Toda una showoman, sí, señor. La verdad es que podía cantar cualquier cosa y le daba un swing endiablado. Como la Rosario, más o menos.

Abrazos.