martes, 23 de junio de 2009

Recordando a Miles


Este impresionante álbum (1997) es un tributo amoroso de la cantante y pianista Shirley Horn a su amigo y colega, el legendario Miles Davis. La portada es una ilustración del mismo Miles. Quedó Davis tan tocado con el primer álbum de Shirley “Embers and Ashes” que forzó al Village Vanguard para que dejaran a su virtualmente desconocido trío la apertura de su actuación de 1961 en dicho club. El Trio ejecutó tres estándares que cambiaron la cabeza del maestro, incorporándolas rapidamente en su LP “Seven steps to heaven”. Su amistad y admiración musical mutua duró a través de los años y el álbum de Shirley “You won’t forget me” (1991) fue una de las últimas grabaciones hechas por Miles.

Pero Shirley, a su vez, estuvo siempre tocada por el genio de Miles y en este álbum (ganador del grammy por mejor actuación vocal) reclama esas tres joyas, que junto a tres de Porgy and Bess y otras, desparraman su amor por Miles.

Para su tributo, Shirley selecccionó principalmente baladas del catálogo de Davis con Columbia Records, ya que, como ella misma explica, a Miles le encantaba como las cantaba.

Participan: Roy Hargrove, Buck Hill, Toots Thielemans, Ron Carter, Charles Ables, Al Foster, Steve Williams.

5 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Excelente la trompeta de Miles y en el resto de temas la labor del grupo acompañante. Ella no me gusta nada tiene una voz como ahogada, falsamente sensual, llena de pausas injustificadas demasiado enfáticas y muy del estilo de coctel-bar que comentaba el otro día.

Troglo Jones dijo...

Jo, cómo está el Doc últimamente, ja, ja. Bueno, bromas aparte, Shirley creo que es una buena interprete, especialmente de baladas, aunque tenga sus cosas, que las tiene, o se adorne, que se adorna.

Me ha resultado curioso el comentario porque, ¿sabes con quién se usaba exactamente la misma frase, que parecía un pianista de bar de cócteles? Con Red Garland cuando tocaba con el quinteto de Miles.

Saludos.

ESTHER dijo...

No está nada mal el disco, suena fantástico! Tanto todos los músicos, musicazos, como ella, que el "Basin Street Blues" lo borda. Sabe a blues y swing del bueno. Y nada de coctel-bar. Para nada. La Horn tiene estilazo y es elegante cantando y eso hay que valorarlo.

Un abrazo!

solojazz dijo...

Que. ¿Sigue el mal tiempo por allá, Doc.? Pues no había reparado en los ahogos y falsedades sensuales de Shirley. Sí las pausas, que me parecen parte de su estilo, ¿De coctel-bar? También como a Troglo, me parece curioso el comentario. Pero en fin, diferencias vocales y estilísticas incluídas, ese magnífico "Basin streets blues" es como dice Esther, el bordado y remate de la actuación de estos musicazos.

Saludos

Dr.Krapp dijo...

No te ofendas Armando es mi opinión personal, no podemos ser siempre unánimes en todo. No me gusta su voz, no puedo evitarlo.Incluso he escuchado algún tema más por Internet y sigo pensando lo mismo. Tampoco me gusta nada la voz de Nina Simone, por ejemplo. Sin embargo, como ya he dicho aprecio las cualidades de su excelente grupo de acompañantes.