martes, 2 de junio de 2009

Dámaso

Es “vox populi” (supongo) que el vudú es una religión (o casi) que se originó a partir de las creencias animístas que poseían los pueblos (o tribus) que fueron trasladados como esclavos desde el continente africano al continente americano. Talvez no tan popularmente conocido sea que, muchos años antes que Jimmy Hendrix (Voodoo Chile) y los Rolling Stones (Voodoo Lounge) lo llevaran al Rock, y Bola Sete a la Bossa (Voodoo Village); Dámaso Perez Prado (el mero Rey del mambo, también conocido como la foca) fue invitado a una aventura exploratoria de fusión (“join venture”) con el mundo del “Pacific Coast Jazz” de la mano de uno de sus pioneros, Shorty Rogers y otros músicos de esa órbita, principalmente percusionistas, y grabó sin pensarlo dos veces, para RCA Victor con su – no tan cortita como Rogers)- orquesta (6 saxos, 3 trombones, 7 baterías, 3 trompetas y siga sumando hasta 22 miembros) el LP de dos lados “Vooddoo Suite” (1955). Ambos lados (llamense indistintamente “A” y “B”) sin relación uno con otro.

El “Voodoo” es una composición orquestal clásica de Perez, que combina Afro Cubano y Jazz en un tono poético (así le llamaron por lo que evoca), mientras que el otro, a la sombra de aquel, fue llenado con “Six All Time Greats” grabado con la orquesta de Shorty, 7 años antes, al estilo Mambo del maestro.

La siempre pilas industria del disco (en este caso el sello Bear Family) el año 1990 unió (es de celebrarlo) los dos arreglos orquestales en un compacto, con los cambios que pueden observarse en las portadas (a ver si alguien me ayuda a identificar al confeccionador).

Un álbum que a pesar de los defectos técnicos derivados de la precipitación con que se logró, es parte de la esencia del Jazz. ¿No es cierto?. Se cuenta que reprochado por ello, Dámaso contestó con tono irónico: “Lucho por mantener la corona, y esta era una oportunidad que no podía dejar pasar ”. Emitiendo luego, su tradicional grito. No tiene nada malo.



5 comentarios:

Troglo Jones dijo...

Madre mía, qué fusión, "St.James Infirmary", el tío Dámaso se atrevía con todo. Chocante a veces, para mí siempre es un placer volver a escucharle. Le tengo "cercano" al jazz.

Saludos.

Dr.Krapp dijo...

Yo no lo voe cercano yo lo veo "dentro" del jazz con todos los honores. Era un tipo implacable que llevo el swing hacia otros territorios y generando un estilo del que aún viven muchas orquestas de pachanga y ritmos latinos que son los auténticos herederos de las grandes big bands.
Miles tiene un tema relacionado con el Vudú que con su modestia habitual bautizó: Miles Runs the Voodoo Down.

Hector Aguilera S. dijo...

Cuando escucho a Dámaso Perez Prado, me pongo nostágico ya que me trae muchos recuerdos de mi adolescencia. Por otra parte, para mí ha sido una sorpresa saber que había tocado junto al trompetista Shorty Rogers.
Saludos,

solojazz dijo...

Tipo atrevido y esto a veces choca, Troglo. Su banda late con el Jazz a su ritmo.

Su estilo sigue gustando y es muy cierto eso de los pachangueros, Doc. El tema vudú, creo que es parte del cuerpo de la negritud y su música.

Me pasa lo mismo Hector. Shorty abría la puerta del Jazz de la costa oeste a los ritmos latinos, recuerda a los fundadores de la Bossa grabando con él.

Saludos a todos.

Juan-Carlos Hernandez - Photographer dijo...

Dios ! Escalofrios con eso. Toda mi niñez, mi padre era fanatico total de Perez Prado (y de Louis Armstrong). Nunca habia escuchado mas a Perez Prado desde entonces hasta ahora. GRACIAS !