jueves, 20 de enero de 2011

El Rajah

“Sidewinder” es sin duda el álbum más conocido del trompetista Lee Morgan (1938-1972), aunque muchos conocedores dicen que este “Rajah”, grabado en 1966 y publicado por Blue Note en 1984, es mucho mejor. Especialmente Hank Mobley toca con fineza el saxo tenor. Cedar Walton está espléndido al piano y Lee no sopla con el acalorado registro de costumbre ya que al momento de su grabación se recuperaba del abuso de drogas y estaba débil tocando con precaución. Es uno de los últimos grandes álbumes de Paul Chambers al bajo. Billy Higgins a la batería ¿Qué más se necesita? El LP está fuera de mercado pero afortunadamente Michael Cuscuna de Blue Note reeditó esta gema en compacto en los estudios de RVG.


8 comentarios:

Jazz dijo...

Gracias por compartir esta joyita, realmente de colección.
Saludos!

Armando dijo...

Me alegro te gustara, Jazz.

Saludos!

Dr.Krapp dijo...

Me encanta siempre Lee Morgan. Cuando suena poderoso como un trompetero celestial o cuando baja el registro y nos lleva como espeleólogo infalible a nuestras regiones más íntimas donde no se asoma la luz del sol.

Armando dijo...

Me encanta Lee, pero también tu comentario sobre él, Doc.

Troglo Jones dijo...

Eso de mucho mejor que "The Sidewinder" es exagerar un poco, Armando, je, je, je. Aunque hay que reconocer que es una buena sesioncita, más relajada. Curioso Lee versionando "Et Maintenant".

Abrazotes.

Armando dijo...

Bueno, ya sabes como son algunos conocedores de relajados Troglo. je je. Ese Maintenant fue casi un himno que no escapó al Jazz. Recuerdo haberla oído por primera vez en español con Rafael.

Abrazón.

Esther dijo...

Querido Armando, es una maravilla de disco, musicazos en estado de gracia. Hoy es un gran día para escuchar a Lee Morgan. Es uno de esos discos que cuando los escuchas te imaginas en un Night Club de jazz disfrutando con una copa entre las manos, penumbra, silencio entre el público, calma en el espíritu... Conozco un sitio donde hacen unos estupendos mojitos, velas en el ambiente y Lee Morgan sonando...

Besos y abrazos!

Armando dijo...

Una maravilla,querida Esther, una de estas noches me lo pongo e imagino que nos tomamos un mojito en ese sitio que debe ser encantador.

Besos.