jueves, 9 de julio de 2009

El Padre del Jazz


Hace un rato, limpiando mis discos, reparé en aquellos originados en festivales de jazz, me detuve en los dos o tres del “Newport Jazz Festival” y recordé las simpaticas presentaciones de los músicos que hacía el Padre Norman O’Connor. Decidí darle una mirada a los discos del mencionado festival en el sitio “Allmusic” y en el blog de su página principal me encontré como noticia del día que, George Weins un legendario organizador de festivales de jazz, anunció ayer su asociación con “CareFusion”, subsidiaria de “Cardinal Health” para producir varios festivales de jazz en el futuro, incluyendo el recientemente cancelado “New York Jazz Festival” y que Wein (83 años) había vendido en 2008 los derechos de sus series de festivales, incluído el icónico festival de Newport a “Festival Network” que, subsecuentemente fracasó en pagar abultadas facturas por las series. Así, las nuevas series que lanzará Wein fusionado, iniciarán en agosto con el “Jazz Festival 55 at Forth Adams State Park” en Newport, RI.

Resulta que este simpático cura Paulista nacido en Detroit, MI (1921) y fallecido a los 81 años en Wayne, NJ, al igual que Wein tocaba el piano en bandas locales de Jazz en los 40’s cuando estudiaba “High School” y quizo dedicarse a eso pero terminó enrolándose en la Universidad Católica de Washington y escribiendo su tesis doctoral sobre la estética (o no) de la música popular.

En 1951 (cuando yo nací) fue ordenado y desde su primer servicio incluyó música de Jazz como fondo. En 1954, siendo el capellán de la iglesia en la Universidad de Bostón, fue nombrado miembro del directorio del primer Festival de Jazz de Newport, apareciendo en el evento con su indumentaria de trabajo como maestro de ceremonias en los conciertos y como moderador en los paneles de discusión. Luego escribió como “Freelancer” en Down Beat y otras revistas, hizo shows de radio y televisión, entre ellos “Dial M for Music”, etc, etc.

En sus últimos años se fue alejando de la escena jazzistica para dedicarse a la dirección ejecutiva del centro de tratamiento de adictos a las drogas y el alcohol “Straight and Narrow” en Paterson, NJ.. Sin embargo, siguió siendo el “Padre del Jazz” hasta su último día (29/06/2003), produciendo conciertos benéficos de Marian McParland y otros músicos con la ayuda de su amigo de toda la vida, George Wein.

Uno de las actuaciones memorables en el festival de Newport es la de “Duke Ellington Orchestra” en 1956, que grabada por Columbia se convirtió en el LP más vendido en la historia del grupo.

5 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

En el célebre y tendencioso documental "El Jazz" de Ken Burns entevistan a un sacerdote de color que habla de Duke y lo presentan como antiguo componente de la Orquesta de Duke Ellington ¿es este señor?

solojazz dijo...

Aunque en general buenos,en estos documentales célebres, como bien sugieres, se debe tener cuidado con la tendencia, Doc. El padre O'Connor era tan blanco como la sotana que estrenó en Newport y con la que asistía al nightclub bostoniano "Storyville" de su amigo e incansable emprendedor del Jazz, Weil, para escuchar las grabaciones de grupos como el Gerry Mulligan Quartet, y luego escribir la reseña del álbum. Si se lee -por ejemplo- la correspondiente a "Lalo Schifrim presents Jazz Mass in Concert" uno se da cuenta que era un conocedor del Jazz, muy objetivo en sus apreciaciones.

Troglo Jones dijo...

Legendario disco, con el no menos mítico "Diminuendo and crescendo in blue", la rubia bailadora, Paul Gonsalves echando las muelas y aquello viniéndose abajo. Uno de los grandes momentos de la historia del jazz.

Yo he visto alguna foto del padre O'Connor y era blanco, sí. Supongo que es difícil que haya una persona negra con ese apellido, aunque no imposible.

Saludos.

solojazz dijo...

Un pandemonium el que provocó la actuación de Paul, el tenor dorado, con el diminuendo y crescendo, Troglo. Creo que levantó a la en ese entonces alicaída orquesta del Duke y luego comenzó a firmar sus propios discos, como aquel donde describe musicalmente a Cleopatra. Parece que "The Father O'Connor" se tuvo que desabrochar el collar y arremangarse la sotana para llevar el sosiego a aquellas ánimas caldeadas.

Saludos

Dr.Krapp dijo...

Se dice que más que la interpretación de Gonsalves lo que calentó al personal fue una rubiales de muy buen ver que se puso muy exótica y terminó siendo coreada pro el público. Como me da una pereza infinita volver a revisar el documental ese con sus muchos capítulos animo a alguien para indicar quien ese ese músico de la orquesta de Duke que terminó de cura.