sábado, 13 de septiembre de 2008

Falando de Amor



Voy a echar otra brizna de pajita a la hoguera de la celebración de los cincuenta y tantos años (más o menos) de la Bossa Nova, seguro de que a estas alturas del juego (¿o fuego?), cada uno de los que navegamos en la blogósfera del Jazz - émulos de Sebastián Elcano -, hemos escuchado algunas de las bellas composiciones de ese estandarte del género, Antonio Carlos Jobim, aunque sólo sean las famosas “Chica de Ipanema” o “Desafinado” o “Wave”, sonando popularmente en un elevador o centro comercial de cualquier lugar del mundo. Su trabajo ha sido grabado por todas las combinaciones de instrumentos y voces, incluyendo a Sinatra (“The Lost Tapes”, se cotiza en unos cinco mil dólares en eBay, luego de ser incluido en “The 8 tracks Hall of Fame")
Sin embargo, es seguro que todos tenemos algunas grabaciones de Jobim en particular o la Bossa en general, que las distinguimos, por alguna razón, entre cientos de ellas. En mi caso quiero compartir las siguientes:

Este álbum (Japanese Import – 2002) incluye once piezas, relativamente oscuras, con arreglos que combinan con elegancia el ritmo brazileño con el jazz y la rica armonía de Jobim, ejecutadas por el Trío (clase) de Edy Higgins, donde el poco reconocido pianista es acompañado del bajo Jay Leonhard y Terry Clarke (batería). En esta sesión de 1987 (DMP), el fallecido pianista Manfredo Fest, uno de los secretos escondidos de los pioneros de la Bossa, alterna entre material afro latino y originales del jazz latino. Lo acompañan: Portinho (batería), Cyro Baptista (percusión), Paul Socolow (bajo) y la vocalista Roberta Davis. Creo que el último disco grabado por Manfredo fue “Just Jobim”.

2 comentarios:

Troglo Jones dijo...

El mundo es un pañuelo, amigo. Yo también tengo ese disco del poco conocido Manfredo Fest. Si se hiciera una enciclopedia de la música, habría un par de países que necesitarían dos tomos: uno es Brasil, el otro Cuba.

Abrazos.

solojazz dijo...

Y en el pañuelo caben otros continentes, amigo. Imaginate si agregamos a los que sólo pusieron sus instrumentos al compás de los encumbrados.

Abrazos.