domingo, 20 de diciembre de 2009

¿Nuevo?


En 1965, el vibrafonista Cal Tjader (1925-1982) y el pianista y arreglista Eddie Palmieri (1936), en una colaboración popular grabaron "El sonido nuevo", reclamando para el ritmo latino, la misma importancia que crecientemente adquiría en la música popular estadunidense, la fusión del Jazz con el Rock y el Pop.

En 2005, el álbum fue re editado en compacto por Verve, con algunas pistas adicionales tomadas de grabaciones anteriores de Tjader con dicho sello. Me sigue sonando fresco.

5 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

De él recuerdo especialmente el Afro-Blue, tanto en la versión con Mongo Santamaría como en la original. Nunca nadie tan nórdico -quizás el otro sea Jacob Gade- se imbuyó tanto y tan bien de los aromas latinos.

ESTHER dijo...

jelou armando,

me gusta Tjader y me gusta su jazz latino, para ser de origen sueco supo transmitir el calor y los ritmos latinos muy elegantemente. En efecto, sigue sonando fresco o caluroso si te pones a bailar.

Un beso!

Troglo Jones dijo...

Tjader y su forma de entender lo latino, acompañado del "rey de las blancas y las negras". Tremendamente accesible la música de Cal, me parece un divulgador de ese jazz latino. Muy recomendable aquella edición de "Monterey Concerts".

Saludos.

Armando dijo...

Saludos:
Buen recuerdo, Doc. A propósito ¿Qué pasó con tu estantería. Que tal si te propones a fin de año, continuar el interesante proyecto? Bueno, el celoso Gadese, hasta donde entendí tu entrada al respecto, nació y vivió en Dinamarca, y aunque se juntara con los chicos malos del Jazz y seguramente del tango, que aterrizaban en sus blancas nieves de invierno, pues se me ocurre, no era lo mismo que Cal, nacido y criado en el lado más tranquilo (el de la Bahia)del mundo Jazz de EE.UU. En todo caso, cuando empecé a escucharlo por aquí, a finales de los 60's, lo asumí un jazzista puente (casi como Tito) entre las palabras del pop jazz y el ritmo calientón latino. Igual con Eddie, un hombre del jazz latino de Nueva York luchando por formular su propia salsita, que sacaba el calor al bailarlo. Después se sabe de sus juntas con Mongo y el también bongocero, ompositor y lider de banda Armando Peraza (nada que ver conmigo, salvo que acompañó McLughlin). Al final resulta que el mismo Carlos Santana, hijo de un mariachi del meritito Tequila, sufrio la influencia de Cal. Con estos enredos derivados del bendito Jazz, comprenderás mi reticencia a regresar sobre las huellas de Palmieri y otros grandes del Jazz latino, que a lo mejor no me lleven a donde podría indicar una primera aproximación, sino a la Gran Canaria o a Mallorca.

Me has pillado con el verdadero motivo (leiff) de la entrada, Esther. Imaginate, para estos trópicos, ya dos días a 10-14 grados, con lluvia y viento, que mejor que una bailada con este ritmo. Para ti, con frentes fríos siberianos, mejor un Mongo de los que receta el Doc.

Me gusta el apelativo para Eddie, Troglo. Se ve que anduviste por "La Perla". Gracias por complementar y/o sintetizar la explicación que le quize dar al Doc. Ya me habías hablado de estos conciertos de Monterey y por supuesto conseguí el de Cal por lo que me uno a tus recomendación.

Abrazos

Dr.Krapp dijo...

Reconócelo Armando tú lo que quieres es verme otra vez en pañales como a final del año pasado:)))
En más de una ocasión, fue el caso de los dos entradas sobre boleros estuve a punto de ponerlos en la estantería de las Rompecascarones, pero mi afán historicista me ha obligado a hacer una entrada más larga.
Saludos de lluvia y calma.