martes, 1 de diciembre de 2009

In Crescendo


Con todas las cajas multidiscos Jazz que han llegado al mercado en años recientes -"Las grabaciones completas de Miles Davis en Columbia Records"; las de Duke Ellington en RCA; las de Charlie Parker en Savoy y otras-, es difícil pensar que algunas cintas significativas de cualquier músico mayor, puedan todavía, languidecer en los archivos de una compañia disquera.


Para mi sorpresa, sin embargo, comodamente sentado en un café de una de las muchas galerías del centro de Roma (virtualmente, se entiende), leo en un vespertino de la "sera" (valga la redundancia) -en el "pomeriggio", para ser más exácto-, que "Verve" acaba de publicar "Twelve nights in Hollywood", una caja de 4 compactos de la cantante Ella Fitzgerald, conteniendo 76 canciones grabadas en el pequeño club de Jazz "Crescendo" de la ciudad de Los Angeles (propiedad de Gene Granz, esposa de Norman el fundador del sello disquero y por esos días administrador de Ella)en los años 1961 y 1962.

Sí, cantadas en ese rinconcito acojedor en el Boulevard (Sunset) que conduce a la -en ese entonces- meca del cine (junto con "Cinecitta" aquí donde me encuentro), fueron masterizadas de las cintas originales que escondíó Norman bajo la manga, por el productor de la caja: Richar Seidel.




Ellas capturan a la cantante en el climax de su carrera, al tope de su forma, "Swingeante" y arriesgada, guiñándole el ojo a Louis, a través de un amplio rango de ritmos y humores; más relajada e íntima que en decenas sus álbumes anteriores. Y Ella nos captura. Bueno, es más o menos la opinión leída.






De hecho, lo que escuchamos es parte de sus grabaciones en Roma, varios años antes, celebrando sus cuarentas (y 24 de su ascendente carrera), que sigue siendo hasta hoy, el mejor. Sin poder adquirirlo, "gafo" como me tiene la crisis, deberá esperar tiempos mejores para luego de las odiosas comparaciones, quizás, reconsiderarlo.



5 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Sí que se le ve relajada y con mucha picardía a Ella y sobre todo, muy importante en su caso, sin muchas ganas de epatar al personal con su siempre técnica extraordinaria pero en algunos casos un poco abrumadora.
No me he enterado ¿estás o no estás en Italia?

ESTHER dijo...

Ah! La diosa Ella! Qué grande era y sigue siendo a través de sus muchísimas grabaciones.

Aunque tengo muchos discos de Ella tampoco he conseguido el de Ella in Roma.

Me encanta Russell Malone! No tanto Diana Krall.

Doc, entiendo que Armando le gustaría estar en Roma o siente que está en Roma pero no lo está.

Un abrazo Armando.

solojazz dijo...

De las mejores Ella, amigos Esther y Krapp. Hay material para que siga vigente y fresca como en sus mejores momentos.

Claro que me encantaria estar "realmente" en Roma otra vez, pero eso sí, pasaría primero por España para conocerla y conocerlos (sólo estuve en Barajas un par de veces). Mientras tanto, se vale soñar.

Diana en sus últimos discos como que se ha desviado de lo suyo, pero esta interpretación del Boulevard de los sueños rotos, a falta de una de Ella, fue lo mejor que encontré.

Saludos

Troglo Jones dijo...

Ella es inagotable, pero a veces esto de las recopilaciones se lo inventan, cogen discos ya publicados, los cambian de nombre y ya está. No me explico que dé para tanto.

Poner a Diana Krall al lado de Ella es una crueldad, amigo, je, je.

Abrazos.

solojazz dijo...

Ya lo creo, Troglo. Puede ser recopilación, pero estos de Verve parecen ser serios.

Lo de la Krall es para ver si se entera y sigue creciendo, porqué ya en el siglo XXI como que se quedó estancadita Je,je.

Un abrazo.