miércoles, 11 de febrero de 2009

Till

Platicaba el otro día con un amigo entendido, sobre los grandes trompetistas del jazz que por diversas causas murieron jóvenes y le preguntaba sobre nuevos prospectos. Por mencionarte alguno, me dijo, allí está Brönner, un muchachón alemán que pinta para longevo, que no llega a los cuarenta y ya conoce todas las técnicas y mañas de sus antecesores como lo demostró en su debut como lider “Generations of Jazz”, un homenaje al hard bop tradicional, grabado en compañía de Ray Brown y Jeff Hamilton, y ahora canta como y chatea con Chet, sin riesgo de que le rompan los dientes por que es un chico alejado de problemas y su tiempo libre lo dedica a hacer arreglos para cuartetos y orquestas de jazz que se utilizan en peliculas alemanas clásicas, además de documentales como el dedicado al fotógrafo William Claxton, presentaciones con cantantes que van desde la Peyroux hasta la Bruni (dicho sea con el debido respeto) y otras chuladas que francamente no me gustan pero que están orientadas a actualizar el sonido de la trompeta dentro de la era posmoderna.

Y este es Till, en varias facetas:

4 comentarios:

Troglo Jones dijo...

Anduvo por Madrid a finales de 2008. No pude estar, se dijo que un poquito smooth de más. Son los peligros del éxito.

Saludos.

ESTHER dijo...

Qué tal Armando?

Sí, vino a Madrid en diciembre, en efecto, y me pilló ese día en Valencia por lo que no pude ir al concierto. Me hubiera gustado hacerle fotos.

Luego, en Tomajazz leí la crítica. Te escribo un párrafo:

"Noche contradictoria en el San Juan Evangelista, ese templo del jazz donde tiene cabida todo artista dispuesto a tomar riesgos. En esta ocasión un público poco jazzero para lo que suele ser habitual vino a disfrutar de las evoluciones de un músico que, al menos en lo que a este concierto se refiere, no ofreció mucho jazz. Alejado a veces incluso de los subgéneros más cóncavos del jazz fusión, los detractores de Till Brönner consideran la suya música de ascensor, supermercado o dentista. No seamos crueles innecesariamente, más bien su propuesta es digna de una terraza de verano cara, de una tienda de moda exclusiva, de un programa cultural de La 2."...

Y quizá este texto habrá muchos interrogantes y sus respuestas para platicar en persona. Es más difícil en un blog.

UN FUERTE ABRAZO.

solojazz dijo...

Que tal amigos: Pues con las propuestas que anda presentando el Till en lugares como el Johnny (vean que bien lo conozco), no se le ve mucho futuro en el jazz Jazz.

Siempre gracias por la información, para retroalimentar a la peña local.

Saludos

Santiago dijo...

...pues a mi Till Brönner me gusta. Desde luego no es un jazz ortodoxo (aunque no se muy bien que es eso, ¿Charlie Parker es ortodoxo?) pero es una música agradable de escuchar, sin pretensiones y bien ejecutada. Su afición a colaborar con todo tipo de músicos no creo que sea censurable aunque implique seguramente que su música pueda resultar dispersa.
Un saludo