jueves, 30 de mayo de 2013

La historia del "Hoochie Coochie".

En April 4, 1915, nace McKinley Morganfield cerca de Rolling Fork, Miss. A ciencia cierta, no se sabe si al crío no le gustaba ser llamado por su primer nombre, que parece se debía al segundo de un presidente asesinado en turbias circunstancias unos lustros antes.  Lo que sí se sabe es que le gustaba componer, cantar y tocar los blues, y que fue criado por su abuela, quien, de acuerdo con la leyenda , despues de verlo enlodado, tocar la guitarra y cantar desnudo a la orilla de un riachuelo, le dijo algo como: "McKid. you're muddyn' the waters" , y desde entonces fue apodado - o se autoapodó-  Muddy Waters.  En 1954, Waters grabó la canción que llevaria su nombre a una amplia audiencia:  "I'm Your Hoochie Coochie Man.", que curiosamente originó un sub apodo.

 Por el tiempo en que grabó "I'm Your Hoochie Coochie Man"  en 1954,  habia formado el ensamble que más tarde llamó su mejor banda: Jimmie Rodgers (guitarra), el pianista Otis Spann, Willie Dixon al bajo,  Fred Below (batería) y Little Walter soplando su armónica como un saxofón.



Después de seis años, Waters fue invitado a tocar al "Newport Jazz Festival", y como en Inglaterra — donde había estado tocando los últimos años- la audiencia era casi enteramente blanca. Su biografo Robert Gordon dice que con el surgimiento del rock 'n' roll's  a finales de los 1950s, Waters necesitaba nuevos aficionados al blues y que Newport le presentó una gran oportunidad.




Así, "Hoochie Coochie ", se convirtió en el sencillo de mayor venta hasta esos días.  Permaneció trece semanas en el tope de la cartelera del  R&B.  Pero eso no significaba que Muddy hiciera un montón de dinero, según cuenta Marshall Chess, cuyo padre y tío dirigían Chess Records, el sello de Water.  Y agrega que no habían muchas radios que tocaran musica negra por esos días, ni canales de distribución en los vecindarios negros de las grandes ciudades.  La gente compraba su música en las barberías, que operaban como tiendas miscelaneas que vendían leche, cerveza, cigarrillos y discos.

El cine apenas daba entrada en papeles secundarios a los cantantes negros, pero aprovechaba su música.  Se dice que cuando Muddy escuchó la grabación del joven cantante -también del Mississippi-  Elvis Presley, de la canción de Jerry Leiber-Mike Stoler "Trouble", incluida en la pelicula "King Creole" de 1958, comentó   "Será mejor que me cuide . Creo que los blancos estan recogiendo y absoviendo las cosas que yo estoy haciendo."  Pero por aquellos días, la audiencia de Waters daba un giro de timón hacia  la integración racial.




 Hasta su muerte a los 68 años, Muddy siguió siendo el Hoochie Coochie Man. A pesar de que  firmó al menos dos docenas de grabaciones, durante casi tres decadas de cantarla, parece que el distintivo ritmo "parada-tiempo" de esta polémica canción nunca se va a perder.

4 comentarios:

Dr.Krapp dijo...

Se habla de las canciones de ida y vuelta recordando aquellos temas que se criaron en determinados lugares para desarrollarse en otros para finalmente volver a sus orígenes con nueva manufactura. Pasó con determinados palos flamencos y también con el jazz y el blues.
El jazz no obtuvo respetabilidad en el país que lo originó hasta que fue bien visto en la culta Francia por los cultos franceses. El blues era solamente un objeto de latrocinio para los músicos blancos, aunque despreciado por el resto de la comunidad, hasta que los jóvenes ingleses de la corriente blusera lo trajeron de vuelta con la invasión británica propiciada por Beatles y otros grupos desde 1964.

Armando dijo...

Antes que nada, agradecer el comentario, que complementa y sintetiza de cierta manera la entrada. “De ces poudres viennent ces boues” que diría el francés. Al final se convierten en canciones de culto y en el trayecto circular engrosan algunas cuentas, mucho menos, claro, la del susodicho, No sé si hay algo malo en estos “cajunes” musicales pero me gustan y generalmente son tus entradas las que abren el apetito.

Hector Aguilera S. dijo...

Es un agrado para mi leer estos comentarios tanto de Dr. Krapp como también el tuyo Armando. Muy bueno este post, me ha gustado mucho.
Saludos cordiales.

Armando dijo...

Gracias por tu comentario, Héctor.

Saludos cordiales