jueves, 18 de abril de 2013

"Parte de Ninguna Parte"


No se trata de que John Green haya sido un apátrida o un inconforme o algo así.  Todo lo contrario.  Nació (1908) y murió (1989) en la ciudad de Nueva York; y hasta donde se sabe, nunca estuvo ni en el extranjero, ni preso, ni nada de eso.  Más bien realizó sus primeros estudios en la academia militar de la gran ciudad para continuar estudios superiores en Harvard, donde se graduó en1928.  Allí estudió Música bajo la tutela de profesores reconocidos como Herman Wasserman, Ignace Hilsberg y Walter Spalding.  Su primer trabajo (1 año), mientras se colocaba  en lo suyo, fue en “Wall Street” -donde la única música imaginable es la que producen las monedas-, y ya como compositor y arreglista, en la orquesta de Guy Lombardo, contribuyendo con su celebérrima composición “Body and Soul” que fue luego  interpolada en la película “Tres es  Multitud” de “Paramount Studios”, compañía a la que había llegado en 1930 como director musical.  Luego vendría la MGM, poniendo su grano de arena en los arreglos de “Un americano en Paris” , “The Great Caruso” y muchas películas más.  Siguió con su propia orquesta y series en  la radio (World of Music), hasta llegar a presidir la  “Academy of Motion Picture Arts and Sciences”

Hombre de muchos talentos,Johnny, que infortunadamente es recordado solamente como el compositor de su “opera prima” arriba citada - una obra de arte sin duda-, pero que  también  compuso la joya  “Out of Nowhere” que da título a esta entrada y que fue introducida un caluroso abril como este de hace 83 años por Bing Crosby, convirtiéndose en su primer éxito #1.

 
 
Pero más allá de las listas de éxitos, hay pocas dudas en el mundo del jazz sobre la magistral interpretación del saxo tenor Coleman Hawkins.  De hecho, no hubo otro intento parecido hasta 1945, realizado por Don Byas.  
 

 
 
La progresión de los acordes de “Out of Nowhere” parece atraer a los músicos de jazz y las evidencias abundan.  Las armonías de esta pieza continuaron  siendo recicladas una y otra vez, incluyendo “Casbah” por Tad Dameron, “Nostalgia” por Fats Navarro entre otras.
 
 
 
 
 

Luego vendría Stan Getz.  Y Charlie Parker, pero aquello era ya otra cosa. 
 
 
 
 
  

5 comentarios:

Hector Aguilera S. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hector Aguilera S. dijo...

Un muy buen post ARMANDO, sobre este gran compositor John Green. El tema "Out of nowhere" fue uno de los que al escucharlo por primera vez, me entusiasmó por el jazz.
Un cordial saludo

Armando dijo...

Gracias Héctor por tu visita y comentario. A muchos nos han entusiasmado por el jazz estos temas de compositores como Green, Berlin, Gershwin etc. Creo que Mucho del pegamento está en la armonía, y ya ves, incluso tus admirados boppers jugaron con sus acordes, para gozo de los que escuchamos.

Un saludo cordial.

Dr.Krapp dijo...

Un caleidoscopio musical a partir de unos pocos compases pero que no desmerecen para nada la creatividad de su autor.
Magistrales versiones y creatividad absoluta como esa de Coleman Hawkins y Django en aquel célebre disco de finales de los 30, luego la balada de Byas, el toque orquestal de Cameron, y su conversión en sutil pretextos en manos de Bird, que adoraba este tema y de Getz, el gran maestro.
Saludos, Armando. Encantado de leerte de nuevo

Armando dijo...

Un gusto tenerte por aquí comentando, Doc. Esa visión caleidoscópica que mencionas, provocada por los pocos compases de Green, parece que se diversificó más después del bop, influenciando melodías clásicas del cancionero de la Bossa Nova, sobre todo de Jobin.

Saludos.