sábado, 5 de junio de 2010

El acordeón y Antonioni



No es la primera vez que me te nos pasa en los casi tres años de mantener este blog. Navegáis por los que habitualmente sigo te recuerdas de repente un tema que algún día en este breve lapsus rasguñé. Voy al historial nos localizo y reman costaneros sin brújula tu mar mio amarrado al post para ignorar la concertina que suena.



Qué diablos. Otra vez perdido entre la nube informe que todavía no existe. Buscando un bandoneón me encuentro en un cine/teatro en el que quizás nunca estuve y sólo te me lo nos contaron. Quien sabe.


Fin

9 comentarios:

ESTHER dijo...

Jelou Armando,

está claro que otras entradas de otros blogs nos inspiran, de hecho ahora justo vengo de saludar a Doc.

Por cierto, magnífico cartel el de Blow-up, fotaza. Y peliculón.

Todos los instrumentos bien utilizados molan un montón. Aunque el acordeón no es uno de mis favoritos, no sé por qué. Pero por qué no? A lo mejor cambio de opinión. Sabes? Cuando empecé muy jovencita a escuchar jazz no me gustaba nada la guitarra ni los guitarristas y ahora me vuelve loca. Así es.

Besos y abrazos y espero que el volcán no vaya a más.

Hector Aguilera S. dijo...

Interesantes sesiones fotográficas buena música de fondo y hermosas modelos, ¿que más se puede pedir?
Un cordial saludo Armando

Nicolás Peña dijo...

Normalmente siento esa misma extraña y mágica causalidad, ¿Será que la pasión desprende ciertas frecuencias que el jazz se encarga de transportar?

Armando dijo...

Hola Esther,

En efecto, a Doc le debo esta perdida que me llevo a re encontrar este peliculón casi olvidado con cartel, foto, recuerdos y todo.

Creo que piazzola abrió nuevas posibilidades para ampliar las posibilidades del acordeón en el Jazz.

Pues el volcán está ahora quietecito y esperamos esté satisfecho con su desfogue que causó mucho daño.

Besos y abrazos.

Armando dijo...

Tacha una posibilidad en el comentario anterior.

Armando dijo...

Al menos yo, no pediría más, Hector. Bueno, talvés 30 años menos para incursionar en ese campo.

No cabe duda que la música cumple esa función transmisora, Nico.

Saludos cordiales.

Dr.Krapp dijo...

Los blogs son como espirales que se alimenten de todo lo que les rodea para reconfigurarlo de nuevo, justamente como hace la música de jazz. Mi entrada te ayuda para la tuya y ahora me sugiere la próxima que voy a hacer yo.
Blow-up es todo un emblema de los 60. Antonioni disecciona la nueva sociedad que se está forjando con un toque falsamente esteticista. Detrás del swinging London que retrata magistralmente hay un estudio muy atrevido sobre los afanes y desmanes de la condición humana. Y Vanessa Redgrave está bellísima.

Troglo Jones dijo...

Hermosa y extraña película. Ganas de rememorarla.

Salud.

Armando dijo...

En buena medida así trabaja este asunto de los blogs, Doc. Emblema de la década, sin duda, que ya perfilaba lo que se venia en los 70's. Rostro interesante el de Vanessa.

Parece que la inspiró un cuento de Cortazar, Troglo.

Saludos