jueves, 25 de diciembre de 2008

¡Cómo me Gustas¡


Pianista, compositor, maestro del bolero, Osvaldo Farrés nació en Quemado de Güines en la provincia de Villas en Cuba el 13 de enero de 1902 y murió un día como hoy (como tantos) de 1985, legando a la historia del jazz, dos de ellos:


El primero y más conocido (al menos internacionalmente) es Quizás, quizás, quizás (1947) traducido al inglés como Perhaps, perhaps, perhaps e interpretado por varios artistas incluyendo Nat King Cole (en 1958), versión que en 2000 es retomada en la película “In the Mood for Love” por el Director Chino Wong Kar-wei ( también la escribe y produce).


El Sr. Wong usa el título de la famosa estándar del jazz (McHugh/Dorothy Fields, 1935) - que no se escucha en la película-, para establecer su ritmo y mirar a sus personajes através de una nebulosa de canciones pop. “Esa era ha pasado. Nada que pertenezca a ella existe ya” dice un rótulo al final de la película ambientada en el Hong Kong de 1962. Y quizás así sea.

El segundo y quizás no tan conocido, es “Tres palabras”, pero si trata de cantarla con este magistral acompañamiento, seguramente la recordará:



Oye la confesión
De mis secretos.
Nace de un corazón
Que está desierto.
Con tres palabras
Te diré todas mis cosas
Cosas del corazón
Que son preciosas.
Dame tus manos, ven,
Toma las mías
Que te voy a confiar
Las ansias mías.
Son tres palabras
Solamente mis angustias,
Y esas palabras son:
¡Cómo me gustas!


8 comentarios:

Santiago dijo...

Exquisito tu post, precioso. Sinceramente gracias por hacernos participes.
Te deseo lo mejor en estas fiestas y que el año que entra sea propicio a tus proyectos.
Salud y amistad
Santiago

solojazz dijo...

Gracias Santiago por tu hermoso comentario y deseos que son recíprocos. Me anima a seguir compartiendo el año entrante.

Un gran abrazo, amigo.

Dr.Krapp dijo...

Soy un apasionado de la obra de Wong Kar Wai y considero a Deseando Amar como una de las mejores películas de los últimos diez años.
Ese sublimación del amor que nace, se desarrolla y finalmente se frustra, en un Hong Kong adusto, lluvioso donde solo hay cierta alegría en las vestimentas y en esa música caribeña que amplifica los sentimientos, es algo difícilmente superable y deja una huella imborrable entre los que amamos el buen cine.

Troglo Jones dijo...

¿Por qué a los que nos gusta el jazz nos suele gustar el bolero? Además, es de esa música que no pasa de moda.

Gracias por tu post, Armando.

solojazz dijo...

Un regalo para los sentidos esta obra maestra, Doctor. Tengo entendido que después, Wong realizó otra con una trama en las antípodas (es decir sin quizás), pero no la he visto.

¡Ay¡ amigo Troglo, también me lo pregunto. Seguro que películas como esta ayudan a preservar su memoria. Por cierto, no ví los créditos de los boleros utilizados en el soundtrack.

Gracias por la visita.

Dr.Krapp dijo...

Le recomiendo la tercera parte de esa trilogía, 2046, una película densa, compleja y que completa la anterior llevándola a otras dimensiones. También merece la pena su aventura americana, My Blueberry Nights, con la interpretación de Jude Law y Norah Jones, una buena cantante.

ESTHER dijo...

Hola amigos, justo estos días en Madrid se ha estrenado la película My Blueberry Nights. Quiero verla. He visto sus anteriores films, tanto Deseando Amar como 2046 o Chungking Express. Películas geniales, curiosas, raras y sugerentes. El disco In the mood for Love, lo compré después de ver la película y me encanta. Me lo he puesto mucho, sobre todo algunos temas del disco.

Me ha gustado la versión de Errol Garner, no la conocía. Y Kenny Burrell, muy bueno como siempre.

Hola troglo, la verdad es que el bolero no me entusiasma. Me pone triste y lo veo muy dramático. Puntualmente algún tema sí.

Me ha gustado el post. BESOS.

solojazz dijo...

Gracias Doctor y Esther por enrriquecer la entrada con sus comentarios.

Saludos