martes, 1 de julio de 2008

Casa Club.


Husmeando en el sitio Jazz After Hours del radio presentador Jim Wlke, me encontré con que entre sus reediciones preferidas se encontraba la que realizó RVG en 2007, del álbum Clubhouse del tenor saxo del bop y hard bop, Dexter Gordon (1923-1990). Así, me di a la tarea de conseguirlo, escucharlo, investigar y fin último, contárselo a los pocos pero notables e internacionales gatos (en el sentido jazzero: amantes del Jazz) que visitan este blog.

Pues, estimados “cats”, el dicho álbum ha tenido una historia un tanto desventurada. Gordon había estado viviendo desde 1962 en Europa, pero retornó a su país por un corto tiempo a cumplir algunas obligaciones contractuales, que incluían dos álbumes para Blue Note Records. Una sola y larga sesión en mayo de 1965, presentando un quinteto con Dexter (saxo tenor), Fredie Hubbard (trompeta), Barry Harris (piano), Billy Higgins (batería) y Bob Cranshaw al bajo (Ben Tucker toca el bajo en su propia composición “Devilette”), proveyeron material suficiente para los LP’s “Gettin’ Around” y “Clubhouse”. Sin embargo, este último no fue liberado sino hasta 1979, al ser juzgado defectuoso y descuidado (en otras palabras: un desastre), y el rumor era que Gordon había usado drogas durante la sesión (lo hicieron polvo los narcóticos un año después en Europa).

En retrospectiva, según los conocedores, era un álbum sólido y si bien, tanto Gordon como Hubbard sonaban a veces extremadamente cautos, ello no arruina lo que es claramente un conjunto exitoso muy alejado del desastre inicialmente pintado. La composición de Gordon que abre el álbum, “Hanky Panky” es libre e infecciosa, mientras que la balada “I’m a Fool To Want You”, tiene un tratamiento con matiz emotivo y excitante por parte de Dexter. “Devilette” suena inmediatamente como una futura Standard, mientras que la pista de Gordon que titula el álbum es un bien desarrollado retozo adecuado a su nombre, probando que los persistentes rumores de que la sección de ritmos no transmitía un esfuerzo cualitativo en la sesión original, eran puras patrañas. Lejos de un esfuerzo fallido, Clubhouse, si bien no es exactamente un clásico perdido, puede orgullosamente sentarse entre la discografía selecta de Gordon.

2 comentarios:

Troglo Jones dijo...

Buen disco, hizo una buena serie para Blue Note. Quizá no es de los buenísimos, y el propio "Getting Around" que mencionas es mejor, pero con Dexter y Freddie, merece la pena.

Saludos (a los de Madrid también nos llaman "gatos").

solojazz dijo...

De acuerdo, no es esencial, pero me interesó su historia. Me gustan mucho "Go" y "A swingin' Affair".

No sabía lo de los madrileños, espero que no sea mala palabra. Creo que me tengo que enterar sobre esto en otras comunidades para no meter la pata.

Saludos