sábado, 18 de junio de 2011

Hubo un lugar.

Una revista -acompañada de un disco compacto compilatorio- que presume de representar la nueva cultura del Jazz. Uno de ellos aparece misteriosamente en un resquicio del archivo que limpio. No puedo más; 72 ejemplares religiosamente adquiridos cada mes posarán coquetos en la estantería de algún lugar de viejo un dia de estos, lluvioso y húmedo. En el lugar adonde voy ya no caben.
http://www.goear.com/listen/eb62d0c/hubo-un-lugar-jerry-gonzales



12 comentarios:

kuto dijo...

¿Adonde vas amigo Armando, que no cabe esta pequeña maravilla que nos has regalado?... A veces el arte y la música tienen la facultad de agrandar los espacios físicos para alimentar nuestros espíritus y sentirnos mas LIBRES. http://jazz54.blogspot.com/2008/01/kay-satchmo-y-prez.html

Armando dijo...

Gracias amigo Kuto, me alegra ver asomar de nuevo tu periscopio por este lugar al que poco a poco dejo de pertenecer. En la pantalla de la imaginación voy, como Calvino (Italo), a un lugar del que apenas vislumbro unas sombras filiformes, puntiformes, casi invisibles. En realidad voy a una casa más pequeña (a la que no quiero le entre la polilla)en una ciudadela en la periferia de ésta, que a paso acelerado tiende a una megalópolis contemporánea en vía de desarrollo. Voy (también) ahora al jazz 54 y te dejo algo, si no lo he hecho ya.

Jazz dijo...

Pues estas joyas aunque sea las metes abajo de la cama, pero no puedes tenerlas abandonadas por allí.
Muy bueno este tema que has posteado, tiene una meláncolía que pega con el clima que por acá en Buenos Aires que está en pleno otoño lluvioso a dos días del invierno.

Armando dijo...

No te creas que no lo sometí a considración del pleno, amigo jazz. Pues pega parejo por lo visto el Jerry. Ah, el fervor bonaerense, que sirva para que nunca pierdas el entusiasmo.

Dr.Krapp dijo...

Mi consejo como profesional del medio es que dones ese material a alguna biblioteca que seguro le sacará más partido que una librería de viejo. Te sorprendería saber la cantidad de lagunas que en temas de jazz tienen esos centros.
Impecablemente hermoso ese tema de Jerry González.

Armando dijo...

Gracias por el consejo, Doc. Voy a hablar con un amigo del jazz que estuvo a cargo de recursos humanos de la biblioteca nacional. Bueno, Jerry con todo, es Jerry, como bien lo saben allá que lo han tenido tan cerca.

Hector Aguilera S. dijo...

Jerry Gonzalez, un gran trompetista y percusionista, tocò con mùsicos reconocidos como Dizzy Gillespie, Tito Puente, Eddie Palmieri, McCoy Tyner y otros màs. De origen portoriqueño, se nota en sus ejecuciones esta influencia latina. Muy buena la grabaciòn que has subido.
Saludos.

Armando dijo...

Gracias por la información adicional, Héctor. Me alegro te gustara la melodía.

Saludos.

kuto dijo...

...En ese link que te he puesto mas arriba, hay una entrada que hace referencia a un cambio de casa y al jazz. Por esa coincidencia es que te he dejado el enlace.

Me gusta el "consejo" del Dr.Krapp. Entregarlo a una Biblioteca publica es una manera de proyectar cultura al pueblo... y de sentirse mejor con uno mismo.

Saludos jazzeros

Armando dijo...

La pintura que expusiste en esa entrada es una maravilla íntima; amigo Kuto. No deje comentario por que había ya uno de un tal efe, que como estan las cosas, supuse era yo. Je. je. A ojo de buen cubero, la dimensiónes de ambas salitas son parecidas. No te quepa duda que en una noche estrellada sentado en el sofa que ocupas -por cierto, pareces "me" cuando usaba bigote- sentaré a Miles con Coltrane y brindaré por ti, contemplando tu obra que ahora luce en el escritorio, enmarcada con paspartu en el fondo de la tapadera roja de lo que fue la tapadera de una coqueta cajita que contenía una lupa y un bolígrafo, regalo de una misión taiwanesa con los que trabajé un proyecto. (Ellos vendían el equipo por supuesto). Con muchos libros también consideré lo que dice Krapp, pero ya están donde uno de viejo. Como que le da más sentido de la improvización al no saber adonde iran a parar y que otra historia generarán. La verdad es que no estoy seguro. Ya veremos como dijo Borjes,

Saludos jazzeros.

Troglo Jones dijo...

También es bonito, como dices, que llegue a esos estantes de viejo, y siga su camino. ¿Adonde irá? ¿De quién habrán sido muchos de los que tengo yo? Puede que un día tú tengas alguno que fue mío o yo alguno que fue tuyo.

Abrazos.

Armando dijo...

Los inconvenientes del traslado se vuelven agradables cuando me planteo esas preguntas. Que bonito sería encontrar algún día un anduriño de esos en ambos lados del charco.

Abrazos.