miércoles, 17 de noviembre de 2010

Un Charlie Diferente.

Charlie Barnet fue diferente de varias formas. Una, nacido millonario y fallecido igual - pequeña diferencia con respecto a la mayoría de colegas- le hizo un poco al playboy durante su existencia, terminando con una incontable lista de ex's...y de anécdotas. Fue uno de los pocos líderes blancos de big bands, que en la era del swing abrazó abiertamente la música de Duke Ellington (también admiraba a Count Basie). Barnet fue un pionero en la conducción de bandas integradas (tan temprano como 1935). Y, no obstante ser esencialmente un saxofonista tenor -desarrollando un sonido original al estilo de Coleman Hawkins-, Barnet fue un efectivo emulador de Johnny Hodges al alto, siendo también, virtualmente, el único saxo soprano (además de Sidney Bechet) en los 1930s y '40s.

Y sin embargo, Charlie Barnet fue significativo en el Jazz, sólo por una década (1939-1949). Al entrar los 1950's perdió el interés y deshizo su banda.

7 comentarios:

ESTHER dijo...

Fue un millonario de gustos exquisitos y mucho estilo. Deseó ser músico y lo consiguió y lideró sus propias orquestas con un estilo muy claro a lo Ellington. Seguro que fue el hijo rebelde de la familia millonaria, ya que dirigió la primera banda que tocó en el Apollo de Harlem e integró músicos negros en su equipo, cosa poco frecuente en aquella época. De repente un buen día se cansa de todo ello y se dedica a su vida privada con numerosos matrimonios y divorcios. Hay que ser millonario para todo ello. Sino no se explica.

Mil besitos querido Armando.

Dr.Krapp dijo...

Me gusta mucho es entrada del contrabajo en el primer tema y lo que viene después. El Harlem nocturno lo he oído en versiones menos convencionales.
La riqueza explica cierto gusto por la volubilidad, por el cambio, por experimentar todo lo que el dinero te permite conseguir. Los que no nadan en la abundancia tienen que aferrarse a ese pedazo de territorio que no se pueden permitir el lujo de perder.

Hector Aguilera S. dijo...

Buena entrada de este poco conocido músico y director de orquesta Charlie Barnett. Muy bueno el primer tema, y el tercero Night and Day. Muchas veces nos olvidamos de estos músicos que pudieron haber contribuído mucho más con el jazz, pero como dice Dr.Krapp, Barnett era una persona que no necesitaba esforzarse, tenía asegurada todo lo esencial para subsistir sin esfuerzo.
Saludos

Armando dijo...

Más que rebelde, Esther, creo que estaba seguro de su talento musical y, sí, de cierta forma se rebeló a los deseos de los Barnets que lo querían abogado que velara por los interese empresariales de la famila. Al final, se desveló, pero tocando en los clubes nocturnos de la época y ganó más dinero del que pudo obtener manipulando leyes. Claro, lo tenía todo, pero siempre haciendo la diferencia con sus colegas (millonetas)un criterio amplio para comprender el entorno con natural displicencia, como la mía respondiéndote, así que mejor paro (la palabra me ajusta) no sea que creas que también soy del gremio. je.je.

Muchos besos barnetianos.

Esa primera melodía apareció misteriosamente en el playlist, sin título, amigo Krapp, y queda como tarea conseguirlo je.je. Es la mejor, sin duda. Harlem Nocturne que es mi lema interno para la cabecera actual del blog, tiene registradas como 700 ocurrencias en internet y la menos convencional que he escuchado es una (de cagarse) de nuestro común amigo King Curtis.

Gracias Héctor. Creo que Night and day del adorable nunca dejará de dar batería. Tenía todos los factores de producción, Charlie, pero hay que reconocer que supo combinarlos.

Saludos

Troglo Jones dijo...

Todo un tipo este Charlie que, aunque se semirretiró, seguía volviendo de vez en cuando para algunos saraos y hacer el indio un poco, je, je. Todo un representante de aquellos tiempos del swing.

Abrazos.

Jazz dijo...

Como dicen en mi barrio: "el que tiene plata hace lo que quiere".
Pues así fué la vida de Charlie Barnet.
Me gustó mucho la versión de Harlem Nocturne, con un cuarteto que tenía hace unos años tocábamos un arreglo muy parecido.

Armando dijo...

Que suave ¿no, Troglo? Hacerlo ya sólo pr amor al arte. Al indio Jerónimo no le hubieran gustado esos saraos, claro.

El refranero de barrio es muy sabio, Jazz. Por ahí hay una versión con groove del bajista eléctrico Danny Gatton.

Saludos